Terapia de Grupo Bloguera

Terapia de Grupo Bloguera
Estoy en mi Mendoza querida, en Villavicencio

CIUDAD DE MENDOZA

CIUDAD DE MENDOZA
Desde aquí, el Oeste de Argentina

domingo, 22 de enero de 2012

DEL BLOG PELLE NARRANDO

Linkeo esta excelente reflexión de FEDERICO PELLEGRINI desde su blog "Pelle narrando"

Respecto de la tira de Sala

(Nota, me encantaría que el texto estuviera justificado y con márgenes, pero parece que en blogger eso es un lujo)


Me está empezando a preocupar bastante la limitada capacidad de comprensión de textos (sean escritos, gráficos o audiovisuales) que está mostrando mucha gente. Aclaro, no sólo gente considerada “de bajo nivel cultural” (eufemismo para decir “cabeza” o inferior”) sino principalmente parte de la clase media que se considera pensante y que ha tenido una formación universitaria. El caso de la tira de Sala me parece claramente un ejemplo de esto, en la que muchas personas con buenas intenciones, pero no con demasiado tino, han casi acusado de Nazi a su autor.

No entiendo cómo todos están tan seguros de que la tira de Sala banaliza al genocidio. De hecho, yo no creo que la tira intente decir algo sobre el genocidio, que el genocidio sea el “tema” (por decirlo de alguna manera”) de la historieta. Pensemos en el nombre del DJ del campo, David Gueto (parodiando el nombre del DJ David Guetta), pensemos en la insistencia de los motivos relacionados con la celebración, en el  “bailen, putos”, en el “un poco de diversión no les va a hacer mal”. ¿Son esas frases propias del ideario nazi o es más fácil identificarlas con un discurso actual de circulación masiva que nos quiere vender que hay que festejar a pesar de todo? Creo que es casi obvio lo segundo, ¿no?

No se confundan, no me fascina Sala y la tira me parece floja. Pero ahora, ¿nazi? ¿Banalizadora del genocidio? ¿A uds les parece que ese Hitler caricaturizado que engaña a los que están en el campo para que se diviertan porque así el jabón es mejor es menos monstruoso? No lo es, y el llamado a la fiesta en medio de la muerte es lo que lo hace tal vez más horroroso. Este llamado está muy presente hoy por hoy en la televisión, el cine y la vida cotidiana (por ejemplo,  lo hemos visto al enfermo de Sergio Lapegüe amonestar a unos trabajadores en huelga por llevar su protesta “a un programa donde la gente la quiere pasar bien”, por no mencionar los miles de shows de sigue